viernes, 17 de marzo de 2017

España país tercermundista o en desarrollo

Quizá no estemos en el verde, pero sí en el rojo y bajando...
Hoy quisiera centrarme en un asunto eminentemente económico, buscar una posible respuesta a la pregunta del titular de la entrada...

Bienvenidos a este su Blog y aprovecho para invitarles a leer su estructura en "Que ofrecemos..." accediendo al menú principal. El motivo de escribir sobre esto es que con la que está cayendo, para mí es la prioridad. Sería fácil escribir sobre Boston y ayudar al morbo de dicha noticia pero se perdería la esencia de este Blog: desmontar supuestas afirmaciones científicas.

¿Porqué he titulado la entrada de hoy así y porqué no es una afirmación sino una pregunta? La razón es que lo que expongo a continuación es una opinión, no un dogma de feUn país en vías de desarrollo o su versión aún más pobre, los llamados "tercermundistas" se caracteriza por una débil demanda interna, un reparto de la renta en beneficio de los más ricos, un sector público con excesiva tendencia a la corrupción y demasiado poder, empresas públicas donde se suelen colocar "familiares" de los políticos y sus financiadores, sí como un sector exterior demasiado grande y por tanto una economía interior muy dependiente de él.

El mercado interno es esencial para cubrir los denominados costes fijos (costes en que se incurre se produzca o no) de cualquier empresa que quiera crecer de manera estable y a largo plazo. En España, con una Renta Disponible cada vez menor, debido entre otras cosas a las subidas de impuestos, nos encontramos con un mercado interno débil e incapaz de estimular el crecimiento vía consumo. A esto debemos añadir los incrementos del IVA, tanto el normal como el reducido, que al no poder ser absorbidos por los empresarios, ha provocado el cierre de muchas empresas.


No podemos basar nuestro crecimiento básico solo en lo exportable, ya que eso nos provoca una excesiva dependencia de lo que suceda en los países a los que vendemos. Eso es lo que ocurre con los países llamados en vías de desarrollo y en mayor medida en los tercermundistas, demasiada dependencia "de fuera" España solo crece en la exportación y esto conlleva que debemos ser competitivos y para conseguirlo, con los miembros del este en la UE, solo podemos bajar salarios. Esto repercute como es lógico en un menor mercado interno y así, a mi parecer, no podemos seguir.

Por otro lado, España ha progresado en la última década gracias a la construcción que ya casi no existe y a unas empresas excesivamente dependientes del presupuesto público, cuando no  directamente públicas, como RTVE. Empresas que acumulan una deuda de "un pastón" Todo esto nos convierte en un estado con poca o ninguna autonomía financiera y es otra de las características de los países que están en vías de desarrollo y sobre todo en los subdesarrollados (tercermundistas).


Podemos también mencionar el excesivo poder o influencia del sector público en la economía. Een España el gasto publico supuso en 2012 un 43,6% del PIB. Los supuestos planes de austeridad del PP parecen ser una falacia, las corruptelas campan a sus anchas y los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. 

En España sucede que si el gasto público se reduce, las consecuencias en la economía son desastrosas. Incluso muchas grandes compañías que cotizan en bolsa (muy expuestas a los vaivenes de los PGE) se ven afectadas por estas circunstancias. Es el caso de constructoras de obra civil, con una inversión pública a la baja, de las especialistas en renovables como Abengoa y de los bancos con sus rescates. En mi opinión, esto puede haber alimentado la creencia de que es la austeridad la que impide el crecimiento, una austeridad que algunos ponemos en duda.


Esta última cuestión, nos convierte en una sociedad "clientelista" excesivamente dependiente del político de turno. Una sociedad con unos medios que sirven a su ideología más que a la veracidad y unos poderosos a los que resulta muy fácil comprar a quien quieran. Esto también es habitual en territorios subdesarrollados o en vías de desarrollo. Por último, decir que la crisis mundial nos ha afectado más que a otros, la burbuja inmobiliaria no ha hecho más que empeorar las cosas. Todo parece venirnos impuesto de fuera, hasta los supuestos recortes que nos impuso Europa (que está como para dar lecciones de nada)


En definitiva, quizás sea exagerado decir que somos tercermundistas, pero lo que si parecemos es una nación en vías de desarrollarse como "Los Tigres Asiáticos" Hemos sido la novena potencia del mundo y crecimos de mentira por encima de la propia Alemania, por lo tanto no se en que parte del límite situarnos. Juzguen ustedes mismos y saquen sus propias conclusiones.



¿Que somos realmente: bananero, potencia, ninguna de las dos cosas o un "reino" al que todo parece darle lo mismo y en el que cuatro se enriquecen a costa de mantener al resto en la miseria? No lo se, solo se que tengo cuarenta y ocho años y llevo semi parado tres y eso es muy triste...


Encima nuestro gobierno parece no dar una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No dudes en preguntar o aportar y recuerda que en el enlace lateral hay una encuesta de satisfacción, que agradecería contestaras